Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Tabaco y otras sustancias cancerígenas
Prevención en Salud

Según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la OMS, existen más de 160 sustancias cancerígenas.1 Conoce a continuación el riesgo de estas sustancias entre las que se encuentran el tabaco, el licor y el asbesto.

El cáncer es causado por cambios en ciertos genes que alteran el funcionamiento de nuestras células. Algunos de estos cambios genéticos ocurren en forma natural cuando se producen las copias del ADN durante el proceso de división celular, pero otros cambios son a consecuencia de exposiciones ambientales que dañan al ADN. Estas exposiciones ambientales incluyen sustancias como los productos químicos del humo de tabaco, o la radiación, como los rayos ultravioleta que emite el sol.2 

Es posible evitar algunas de las exposiciones que causan cáncer, como el humo de tabaco y los rayos solares, pero otras son más difíciles de evitar, especialmente si se encuentran en el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos o los materiales que usamos para realizar nuestros trabajos. Por eso, entender cuáles son las exposiciones dañinas y dónde se encuentran puede ayudar a evitarlas.2  

Sustancias cancerígenas 

Tabaco 

Los cigarrillos, los cigarros (puros) y el tabaco de pipa se hacen de hojas secas del tabaco. El humo de estos productos está formado de una mezcla compleja de químicos generados por la combustión (quemado) del tabaco y de sus aditivos. Es por esto que el humo del tabaco contiene miles de sustancias químicas, incluyendo al menos 70 que se sabe causan cáncer.3  

Algunos de los químicos que se encuentran en el humo del tabaco incluyen: nicotina (sustancia química adictiva que produce los efectos en el cerebro que las personas quieren tener al consumir tabaco), ácido cianhídrico, aldehído fórmico, plomo, arsénico, amoníaco, elementos radiactivos (como el uranio), benceno, monóxido de carbono, entre otros.3 

En cuanto a los cigarrillos electrónicos y dispositivos similares, los cigarrillos electrónicos, dispositivos de “vapeo” y otros sistemas de suministro de nicotina se han vuelto muy populares durante los últimos años, especialmente entre los jóvenes. En ocasiones son usados como productos sustitutos de los cigarrillos u alguno de los otros productos del tabaco, pero para muchas personas, constituye la primera forma de tabaco que consumieron.3 

Los fabricantes de cigarrillos electrónicos y similares a menudo afirman que los ingredientes son seguros, pero los aerosoles (mezcla de partículas diminutas) que estos productos generan pueden contener nicotina adictiva, saborizantes y una variedad de otros productos químicos, algunos conocidos por ser tóxicos o causar cáncer. Los niveles de muchas de estas sustancias parecen ser menores que en los cigarrillos tradicionales, pero las cantidades de nicotina y otras sustancias en estos productos pueden variar ampliamente porque no están estandarizadas.3 

Licor 

Cuando se bebe alcohol, el cuerpo lo convierte en una sustancia química llamada acetaldehído. El acetaldehído daña el ADN y no le permite al cuerpo reparar el daño. El ADN es el “manual de instrucciones” de las células que controla el crecimiento y funcionamiento normal de ellas, por ello, cuando se daña el ADN, una célula puede comenzar a crecer sin control y formar un tumor canceroso.4 

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de presentar seis tipos de cáncer:4 

  • Boca y garganta.4 

  • Laringe.4 

  • Esófago.4 

  • Colon y recto.4 

  • Hígado.4 

  • Mama.4 

Todos los tipos de bebidas alcohólicas, como los vinos tintos y blancos, la cerveza, los cócteles y licores, están asociados al cáncer.4 

Asbesto 

La asbestosis es una enfermedad crónica del pulmón causada por la inhalación de fibras de amianto. La exposición prolongada a estas fibras puede hacer que se formen cicatrices en el tejido pulmonar y provocar falta de aire. Los síntomas de la asbestosis pueden ser de leves a graves y, en general, no se presentan sino hasta muchos años después de exposición continua.5 

El amianto es un producto mineral natural resistente al calor y la corrosión. Se usaba mucho en el pasado, en productos como el aislamiento, el cemento y en ciertas baldosas para el piso.5 

Si tienes asbestosis, corres un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, especialmente si fumas o si fumaste en el pasado. El mesotelioma maligno, un cáncer del tejido alrededor del pulmón, puede presentarse muchos años después de la exposición al asbesto.5 

Con esta información esperamos que hayas aprendido más acerca de las sustancias cancerígenas. Recuerda que si tienes alguna duda o si presentas síntomas anormales debes solicitar una consulta médica inmediatamente. 

 

Somos Mi Salud Me Mueve,  un espacio donde encontrarás información que puede ser útil o de interés para mantener un estilo de vida saludable y conocer sobre diferentes temas de salud en pro del cuidado y el bienestar tuyo y de tu familia. Porque tu salud nos mueve. 

Esta es una campaña educativa de Pfizer S.A.S. La información aquí presentada es desarrollada con un fin educativo y no se debe utilizar para realizar diagnósticos o tratamientos de ninguna condición médica, ni sustituye la consulta médica.  

©Pfizer S.A.S. Todos los derechos reservados – Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización del titular.  PP-PAT-COL-0665 

CALIFICACION CONTENIDO
CALIFICACION CONTENIDO
TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR
  • ¿Cómo apoyar a tu pareja cuando ha sido diagnosticada con cáncer?
  • Actitud positiva y cáncer ¿Es posible?
  • ¿Cómo entender en qué etapa está mi cáncer?