Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
¿Qué es la Espondilitis Anquilosante?
Enfermedades Inflamatorias

Conoce en este artículo qué es la Espondilitis Anquilosante.

La espondilitis anquilosante, conocida también por sus siglas EA, es un tipo de espondiloartropatía que primariamente afecta la espina dorsal y la pelvis.1  Conoce en este artículo qué es la espondilitis anquilosante.

En la espondilitis anquilosante, se inflaman las articulaciones y los ligamentos que se encuentran a lo largo de la columna vertebral, también conocida como espina dorsal. La inflamación produce dolor y rigidez que usualmente comienza en la espalda baja (región lumbar) o los glúteos y puede progresar hacia la parte superior de la columna, el pecho y el cuello. Con el paso del tiempo, las vértebras pueden fusionarse, causando que la columna se vuelva rígida e inflexible. Otras articulaciones, como las de la pelvis, los hombros y las rodillas también pueden afectarse.1

La espondilitis anquilosante es una enfermedad crónica, de larga duración. Los primeros síntomas de EA aparecen, con mayor frecuencia en adultos jóvenes, entre 17 y 35 años de edad, y es más común en hombres que en mujeres.1 La gravedad de los síntomas y la discapacidad varían de una persona a otra. El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado ayudan a controlar el dolor y la rigidez asociadas con la EA, al igual que reducen y previenen la deformidad.

Síntomas de la Espondilitis Anquilosante

La inflamación característica de la EA usualmente empieza en la articulación sacroilíaca, lugar donde la espina dorsal baja se une con la pelvis. Los síntomas tempranos más comunes de la EA son:1

  • Dolor crónico y rigidez de la espalda baja, los glúteos y las caderas. Este malestar generalmente se desarrolla lentamente durante varias semanas o meses.1
  • Dolor y rigidez que empeoran durante los períodos de reposo o de inactividad y mejoran con el movimiento y el ejercicio.1
  • Las personas con EA con frecuencia se despiertan en medio de la noche o temprano en la mañana con dolor de la espalda.1
  • Sentirse muy rígido en la mañana.1

Con el tiempo, el dolor y la rigidez progresan a la espina dorsal superior e incluso a la cavidad torácica y el cuello. Luego, si no hay control adecuado de la enfermedad, la inflamación causa que los huesos de la región sacroilíaca y las vértebras se fusionen. Cuando los huesos se fusionan, la espina dorsal pierde su flexibilidad normal y se vuelve rígida. Huesos de la cavidad torácica también se pueden fusionar, lo cual limita la expansión normal del pecho y dificulta la respiración. La inflamación y el dolor también pueden observarse en las caderas, los hombros, las rodillas, los tobillos o en los dedos de los pies y de las manos lo cual limita el movimiento.  Los talones pueden afectarse, de manera que el paciente se siente incómodo al pararse o caminar en superficies duras.1

La espondilitis anquilosante es una enfermedad sistémica, lo que significa que puede afectar otros órganos del cuerpo. La enfermedad puede causar fiebre, pérdida del apetito, fatiga e inflamación de  los pulmones, el corazón y los ojos.1

La inflamación ocular, llamada iritis o uveítis, ocurre en una cuarta parte de las personas con EA. La iritis causa enrojecimiento y dolor en el ojo que empeoran con la exposición a la luz brillante. La iritis es una enfermedad seria, pero es tratable y  requiere atención médica inmediata por oftalmología para prevenir el daño ocular causado por la inflamación.1

Causas de la Espondilitis Anquilosante

La espondilitis anquilosante no tiene una causa específica conocida. Se sabe que factores genéticos están implicados. Las personas que tienen un gen llamado HLA-B27 tienen riesgo mayor de sufrir espondilitis anquilosante. Sin embargo, solo algunas personas con el gen tienen la afección. Algunos factores de riesgo de la EA son:2

  • El sexo. Los hombres tienen mayor probabilidad de desarrollar espondilitis anquilosante que las mujeres.2
  • La edad. La aparición de esta enfermedad ocurre generalmente al final de la adolescencia o en la adultez temprana.2

Complicaciones de la Espondilitis Anquilosante

En la espondiloartritis anquilosante se forma hueso nuevo como parte del intento del organismo por curarse. Este nuevo hueso forma un puente que cierra la brecha entre las vértebras y eventualmente fusiona una y otra vértebra lo que ocasiona que la columna vertebral se torne rígida y poco inflexible. La fusión también puede tornar rígida la caja torácica y restringir la función pulmonar.2

Entre otras complicaciones podríamos mencionar:

  • Inflamación ocular (uveítis). La uveítis es una de las complicaciones más frecuentes de la espondiloartritis anquilosante y puede causar aparición  de dolor en los ojos, sensibilidad a la luz y visión borrosa.2
  • Fracturas por compresión. Durante las primeras etapas de la espondiloartritis anquilosante, en algunas personas, los huesos se debilitan. Las vértebras pueden colapsar, lo que aumenta la intensidad de la postura encorvada. Las fracturas vertebrales pueden ejercer presión y dañar la médula espinal y los nervios que pasan por la columna vertebral.2
  • Problemas cardíacos. La espondiloartritis anquilosante puede provocar problemas con la aorta, la arteria más grande del cuerpo. La aorta inflamada puede aumentar de tamaño al punto de distorsionar la forma de la válvula aórtica en el corazón, lo que deteriora su funcionamiento.2

Esperamos que hayas aprendido más acerca de la Espondilitis Anquilosante. Recuerda consultar con tu médico inmediatamente si presentas alguno de los síntomas de esta enfermedad. 

Referencias

  1. Arthritis Foundation. Espondilitis anquilosante. Disponible en http://espanol.arthritis.org/espanol/disease-center/imprimia-un-folleto/espondilitis-anquilosante-folleto/ Consultado el 10 de mayo del 2021.
  2. Mayo Clinic. Espondiloartritis anquilosante. Disponible en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/ankylosing-spondylitis/symptoms-causes/syc-20354808 Consultado el 10 de mayo del 2021.
CALIFICACION CONTENIDO
CALIFICACION CONTENIDO
TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR
  • ABC del dolor de oído: guía para padres
  • ABC de la dermatitis atópica en niños
  • 5 síntomas en las coyunturas (articulaciones) que podrían requerir visita al médico