Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Enfermedades tromoboembólicas
Enfermedades Cardiovasculares

Conoce sobre enfermedades tromboembólicas, sus factores de riesgo, sus síntomas, la importancia de la anticoagulación y las precauciones que deben tener las personas que los toman.

Fibrilación auricular

Uno de los principales factores de riesgo para sufrir un accidente cerebrovascular es un trastorno caracterizado por ritmo cardiaco irregular y a veces muy rápido.[1] Esto puede causar síntomas como palpitaciones, debilidad, mareo o dificultad para respirar.[1] Debido al movimiento irregular, pueden formarse coágulos dentro del corazón, que pueden desprenderse y migrar hasta las arterias cerebrales, bloqueando la circulación sanguínea y causando un accidente cerebrovascular.[1]

La fibrilación auricular se clasifica como valvular y no valvular.[2]

Accidente cerebrovascular

Un accidente cerebrovascular se produce cuando se interrumpe la circulación sanguínea de una parte del cerebro, lo que impide la llegada de oxígeno y nutrientes a las células cerebrales.[3]

El accidente cerebrovascular puede causar uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Debilidad o adormecimiento de un brazo, una pierna o un lado de la cara[3]
  • Dificultad para hablar o para entender lo que las demás personas dicen[3]
  • Pérdida de la visión por uno o ambos ojos[3]
  • Dolor de cabeza[3]
  • Dificultad para caminar[3]

Los principales factores de riesgo para sufrir un accidente cerebrovascular son:

  • Factores del estilo de vida, como la obesidad, la inactividad física, el consumo de alcohol en exceso y el hábito de fumar, entre otros.[3]
  • Trastornos médicos, como la fibrilación auricular, la hipertensión arterial, la diabetes o el colesterol elevado.[3]

Tromboembolia venosa

Hay 2 tipos de enfermedades, a continuación explicaremos la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar:

A. Trombosis venosa profunda

La trombosis venosa profunda se produce cuando se forma un coágulo sanguíneo, también llamado trombo, dentro de las venas profundas del cuerpo, habitualmente en las piernas.[4]

La trombosis venosa profunda puede causar uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Dolor en una pierna, a menudo sensación de calambre en la parte posterior de la pierna o la rodilla[4]
  • Cambios en el color de la piel de la pierna, como enrojecimiento o palidez[4]
  • Sensación de calor en la pierna afectada[4]
  • Hinchazón de la pierna[5]
  • En muchos casos no se producen síntomas[4]

B. Embolia pulmonar

La embolia pulmonar se produce cuando un coágulo sanguíneo bloquea las arterias que llevan sangre a los pulmones.[6] Estos coágulos habitualmente migran desde las piernas.[6]

La embolia pulmonar puede causar uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho[6]
  • Dificultad para respirar[6]
  • Tos[6]
  • Ritmo cardiaco rápido (taquicardia)[6]
  • Sudoración excesiva[6]
  • Mareo[6]
  • Dolor o hinchazón en las piernas (por la trombosis venosa profunda)[6]

Los anticoagulantes se usan para prevenir la formación de nuevos coágulos en las personas con embolia pulmonar, mientras el cuerpo disuelve los que ya se formaron.[6]

Factores de riesgo y prevención

Tromboembolia venosa

Los siguientes son algunos de los factores que aumentan el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda o una embolia pulmonar:

  • Tener más de 60 años de edad[4]
  • Mantener reposo en cama durante mucho tiempo, por ejemplo por parálisis, trauma, enfermedad o cirugía[4]
  • Tener exceso de peso u obesidad[4]
  • Tener cáncer[4]
  • Tener trastornos hereditarios de la coagulación[4]
  • Ser fumador[4]
  • Tomar anticonceptivos[4]
  • Estar en embarazo[4]
  • Tener insuficiencia cardiaca[4]
  • Mantenerse sentado durante mucho tiempo, por ejemplo en un avión[4]

Para prevenir la tromboembolia venosa se recomienda que las personas con factores de riesgo eviten mantenerse quietas durante mucho tiempo, mantengan un peso corporal normal, no fumen y hagan ejercicio físico con regularidad.[4]

Los anticoagulantes

Los anticoagulantes se usan para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, trombosis venosa profunda o embolia pulmonar en las personas con factores de riesgo.[7]

Algunos anticoagulantes se toman en tabletas o cápsulas y otros se administran mediante inyección.[8]

Los anticoagulantes actúan bloqueando algunos de los procesos involucrados en la formación de coágulos sanguíneos.[7]

Los anticoagulantes no impiden por completo la coagulación de la sangre, solo hacen que sea más lenta para reducir el riesgo de que se formen coágulos peligrosos.[9]

El principal efecto colateral de los anticoagulantes es el sangrado leve, que puede manifestarse como moretones en la piel, sangrado nasal ocasional, sangrado por las encías al cepillarse o sangrado más abundante de lo normal durante la menstruación o al sufrir una pequeña herida.[10]

El riesgo de sufrir un sangrado grave mientras se reciben anticoagulantes es bajo, afectando aproximadamente a 3 de cada 100 personas al año.[9]

Anticoagulación

Precauciones generales para pacientes que usen anticoagulantes

  • Evite los objetos cortantes o capaces de causar sangrado o lesión.[10]
  • Use un cepillo dental de cerdas suaves.[10]
  • Use una máquina de afeitar eléctrica en lugar de una manual.[9]
  • Evite los deportes de contacto y las actividades con riesgo de lesión.[10]
  • Tome la dosis todos los días a la misma hora, según las instrucciones del médico.[10]
  • Pregúntele a su médico qué debe hacer si olvida tomar una dosis. Nunca tome una dosis doble.[10]
  • Consulte siempre a su médico antes de iniciar o interrumpir otro medicamento, cambiar la dieta o iniciar un plan de reducción de peso.[10]
  • Consulte inmediatamente si presenta un sangrado abundante, vómito o tos con sangre, un golpe serio o un sangrado que no se detiene después de 10 minutos aplicando presión constante.[10]

Referencias: 1. Mayo Clinic Staff. Atrial Fibrilation. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/atrial-fibrillation/symptoms-causes/syc-20350624. Consultado el 08 de enero de 2020. 2. WebMD. Valvular and Nonvalvular AFib: What to Know. Disponible en: https://www.webmd.com/heart-disease/atrial-fibrillation/valvular-nonvalvular-afib-overview#1. Consultado el 19 de febrero de 2020. 3. Mayo Clinic Staff. Stroke. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/stroke/symptoms-causes/syc-20350113. Consultado el 09 de enero de 2020. 4. Mayo Clinic Staff. Deep Vein Thrombosis. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/deep-vein-thrombosis/symptoms-causes/syc-20352557. Consultado el 08 de enero de 2020. 5. Thrombosis UK. Understanding thrombosis. Disponible en: https://thrombosisuk.org/admin/resources/downloads/thrombosisukgeneralinformationleafletcomplete.pdf. Consultado el 08 de enero de 2020. 6. Mayo Clinic Staff. Pulmonary embolism. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/pulmonary-embolism/symptoms-causes/syc-20354647. Consultado el 09 de enero de 2020. 7. National Health System. Anticoagulant Medicines. Disponible en: https://www.nhs.uk/conditions/anticoagulants/. Consultado el 09 de enero de 2020. 8. Texas Health Institute. Anticoagulants. Disponible en: https://www.texasheart.org/heart-health/heart-information-center/topics/anticoagulants/. Consultado el 10 de enero de 2020. 9. Atrial Fibrilation Association. A Guide for Patients Prescribed Oral Anticoagulant Therapy. Disponible en: https://www.heartrhythmalliance.org/files/files/afa/For%20Patients/A5_AFA_web%20version_September%207%202016.pdf. Consultado el 09 de enero de 2020. 10. University of Ottawa Heart Institute. Anticoagulation Medication Patient Information. Disponible en: https://www.ottawaheart.ca/sites/default/files/uploads/documents/Patients-Visitors/anticoagulation-booklet-tumble-eng-jan-2014.pdf. Consultado el 09 de enero de 2020.

CALIFICACION CONTENIDO
CALIFICACION CONTENIDO
TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR
  • ¿El estrés y la ansiedad pueden causar un derrame cerebral?
  • Fibrilación auricular, uno de los tipos de arritmia más comunes del corazón
  • Causas y consecuencias de una embolia pulmonar y cerebral